Hace aproximadamente 50 años se fundó en el año de 1970 el Club Deportivo Italia en Panamá siendo su fundador y presidente Franco La Vitola Parrotta.  Su pasión por el fútbol fue consecuencia de su activa vida deportiva en su juventud cuando jugaba en su tierra natal Italia, en la localidad de Castrovillari, en el U.S de Castrovillari y en el Castrovillari Boys Chiarelli. 

Franco La Vitola llego a Panamá en 1967 con su esposa Teresa Martino y sus hijos. Su pasión por el futbol lo llevo en los años siguientes a crear el Club Deportivo Italia del cual salieron grandes figuras del fútbol panameño como René Mendieta, Juan Carlos Cubillas y el conocido Cascaritas. Jóvenes de la comunidad italiana también incursionaron como fue el caso de Luis Donadío, Antonio Lopretto y Pascual Cargiulo.  Reconocidas figuras del futbol panameño se vieron involucrados igualmente con el Club Deportivo Italia por esos años como Jose Luis Fussa y Hector Segura en apoyo a la dinámica y gestión de Franco La Vitola.

El Club Deportivo Italia contó con varias divisiones con lo cual se le dio la oportunidad a un gran número de jóvenes de diferentes edades a incursionar en el futbol, siendo en su gran mayoría jóvenes de escasos recursos a los cuales Don Franco La Vitola, a muchos, apoyaba y motivaba para que no perdieran el interés de seguir evolucionando en el deporte. 

La humildad de Don Franco La Vitola se caracterizaba al despojarse de sus funciones administrativas en la Embajada de Italia en Panamá para deleitarse con su pasión por el futbol todos los martes en las prácticas que se realizaban en el antiguo estadio del colegio Artes y Oficios a las 7pm de la noche, en donde participaba no solo como observador sino también como entrenador.  Se le conocía como un hombre de un gran corazón por lo que muchos lo llamaban con el seudónimo de papa Franco.  

Asiduo a ir todos los domingos a ver los juegos de futbol en el Estadio Revolución (hoy conocido como Romel Fernández) disfrutaba ver los partidos en compañía de algunos amigos connacionales entre ellos Mario Bonadies y Ricardo Pessina. Su interés no solo radicaba en ver los partidos sino también ver las posibles adquisiciones para sus equipos y analizar algunas estrategias como entrenador de campo para sus equipos.

El Club Deportivo Italia se caracterizó con su uniforme de franjas blanco y negro por varios años, evocando así sus raíces italianas, que lo llevo a participar en diferentes torneos nacionales e internacionales en Costa Rica logrando un numero indefinido de trofeos. Igualmente participó en la Liga Distritorial de 1974-1975 y en "La 1ª Copa de las Naciones" que se realizó en el Estadio Revolución hoy día Estadio Rommel Fernandez, los días 7, 9 y 11 de diciembre de 1985 con la participación de la selección de Panamá que se consagró campeón.  En todas las participaciones del equipo la madrina oficial era la joven Griselda Donadio Gugliotti.  Su pasión por el deporte lo llevo a patrocinar equipos y ligas distritoriales en la ciudad capital así como trofeos y premios para reconocidos deportistas del patio panameño.

A partir del año 2002 el Club Deportivo Italia queda bajo la presidencia de Arturo Dorati, a través del cual, el Club siguió posicionándose en el entorno futbolístico panameño participando en la Liga Distritorial de Panamá y San Miguelito; en la segunda Division de ANAPROF; y  en la liga ADECOPA.

Una de las primeras iniciativas de Arturo Dorati fue llevar a cabo clínicas para jóvenes de 6 a 14 años para así dar a conocer todas las técnicas del fútbol, las cuales fueron dirigidas por el profesor italiano Flavio Pilinnini quien trabajo en importantes instituciones futbolísticas tales como el campamento del club italiano AC Milán.  

En el 2011 Arturo Dorati organiza la 1a Copa Franco La Vitola en honor a su fundador . En dicho torneo participaron jóvenes, entre los 18 y 25 años, en 6 equipos entre los que estaba el Club Deportivo Italia. En dicho torneo, entre los jugadores participantes, jugaron Diego La Vitola nieto de Don Franco La Vitola y Arturo Dorati Ameglio hijo de Arturo Dorati.  

Franco La Vitola fue reconocido en el ámbito futbolístico panameño como un empresario deportivo que impulso el futbol panameño y que logro innumerables reconocimientos al dedicarse a impulsar el deporte en la juventud panameña durante las décadas del 70 y 80.

 Su nombre dio paso a muchas entrevistas y participaciones en la radio, en programas deportivos, que hicieron de su nombre un legado al futbol panameño.  Luego de su fallecimiento en el 2012, quedó grabado en la memoria de muchos futbolistas panameños que salieron de sus canchas de entrenamientos para convertirse en valiosos jugadores dentro y fuera del territorio nacional.

A partir del año 2002 el Club Deportivo Italia queda bajo la presidencia de Arturo Dorati, con el en la dirección el club siguió posicionándose en el entorno futbolístico panameño participando en la Liga Distritorial de Panamá y San Miguelito, en la segunda División de ANAPROF y  en la liga ADECOPA.

Una de las primeras iniciativas de Arturo Dorati fue llevar a cabo clínicas para jóvenes de 6 a 14 años para así dar a conocer todas las técnicas del fútbol, las cuales fueron dirigidas por el profesor italiano Flavio Pilinnini quien trabajó en importantes instituciones futbolísticas tales como el campamento del club italiano AC Milán.  

En el 2011 Arturo Dorati organiza la 1a Copa Franco La Vitola en honor a su fundador . En dicho torneo participaron jóvenes, entre los 18 y 25 años, en 6 equipos entre los que estaba el Club Deportivo Italia. En dicho torneo, entre los jugadores participantes estaban Diego La Vitola nieto de Don Franco La Vitola y Arturo Dorati Ameglio hijo de Arturo Dorati.  


Franco La Vitola fue reconocido en el ámbito futbolístico panameño como un empresario deportivo que impulsóel deporte en Panamá y que logro innumerables reconocimientos al dedicarse a desarrollar el deporte entre la juventud panameña durante las décadas del 70 y 80.

Su nombre dio paso a muchas entrevistas y participaciones en la radio, en programas deportivos, que hicieron de su nombre un legado al fútbol panameño. Luego de su fallecimiento en el 2012, quedó grabado en la memoria de muchos futbolistas panameños que salieron de sus canchas de entrenamientos para convertirse en valiosos jugadores dentro y fuera del territorio nacional.