Hijo de Bud Spencer y nieto del productor Peppino Amato, Pedersoli destaca cómo este docufilm pone de relieve la importancia de la figura profesional del productor que tiene muy poca consideración en el cine.
La verdad sobre La Dolce Vita testimonia cómo una película considerada poco atractiva, así como muy cara y no una película no canónica, tras su estreno nacional en 1960 después de una semana ya había recuperado una buena parte de lo gastado.
Comenta el actor napolitano Luigi Petrucci que Peppino Amato le enseñó que hay que seguir los sueños y que si no se puede, al menos hay que tratar de entender por qué no se ha logrado.
Para ponerse en la piel del tenaz productor, Petrucci se puso las camisas de Peppino Amato con sus figuras. Durante el rodaje Petrucci cuenta que se envió un clip a la madre de Pedersoli, Maria Amato, para pedirle su opinión que apreciaba la interpretación de Petrucci.

Tags