Como era de esperar en Silverstone, Gran Bretaña, carrera con muchos Safety Car, una carrera para los 3 primeros bastante aburrida hasta la vuelta 48, no se debe ni siquiera escribir pero "gracias" a los pinchazos de los neumáticos han despertado a los espectadores en la televisión para un final espectacular de la carrera sin peligro para los pilotos.