En 2010 Nicolás Maduro, entonces Ministro de Relaciones Exteriores del gobierno de Chávez, autorizó el envío de un maletín con 3,5 millones de euros al Consulado de Venezuela en Milán para financiar el Movimiento 5 Estrellas, nacido unos meses antes, en negro.

La bomba fue lanzada esta mañana por el periódico español ABC, un periódico español conservador, que publica documentos clasificados como secretos por la Dirección General de Inteligencia Militar de Venezuela. Las posiciones son claras, de un lado a otro, de un continente a otro: En casa, el líder político del Movimiento Vito Crimi habla en términos inequívocos de "ridículas noticias falsas" y Davide Casaleggio, hijo del cofundador del M5S Gianroberto, cuestionado por el artículo, truena "No permitiré que se manche el nombre de mi padre"; Por otra parte, desde Lega a Forza Italia, pasando por Giorgia Meloni que grita el "escándalo de las 5 estrellas" y también por los aliados del PD, todas las demás fuerzas políticas exigen una claridad inmediata al M5S, que sigue siendo uno de los pocos partidos en Europa que no ha tomado una posición clara sobre el régimen de Maduro (Italia es de hecho, como recuerda el propio ABC, el único país con Chipre y Eslovaquia que no ha reconocido oficialmente a Juan Guaidò como el legítimo presidente interino de Venezuela).

Según la reconstrucción de ABC, el cónsul de la delegación diplomática venezolana en Milán, Giancarlo Di Martino, actuó como intermediario para que el destinatario final, el cofundador de la M5S Gianroberto Casaleggio, recibiera el dinero en efectivo. El documento indica a Casaleggio como "promotor de un movimiento revolucionario y anticapitalista de izquierda en la República Italiana". Los 3,5 millones de euros fueron enviados, según los documentos a los que ABC tuvo acceso, "de forma segura y secreta a través de la valija diplomática", como se deduce literalmente del expediente de inteligencia militar dirigido en su momento por Hugo Carvajal, hoy extraditado a los Estados Unidos. La suma para financiar M5S provendría de los fondos reservados gestionados por el entonces Ministro del Interior y hoy Vicepresidente de Economía, Tareck el Aissami, considerado una de las personas del círculo de confianza de Maduro.

Con una perspectiva diferente, pero con un peso significativo, la noticia causa sensación también en Venezuela. Mariela Magallanes, diputada italo-venezolana en la oposición, explica a 9Colonne que más allá del asunto italiano, sobre el cual debemos aclarar primero, "lo que es cierto es que el dinero venezolano ha servido a menudo para financiar movimientos políticos en el extranjero, tanto en la región como en otros continentes, para crear un proyecto político y desestabilizar las democracias occidentales". Y si en el documento publicado por ABC el Movimiento de las 5 Estrellas se define como "de izquierda y revolucionario", y por ello se considera afín a la ideología chavista, "no se trata de una cuestión basada en la ideología, sino de desestabilización". La noticia - continúa - no nos sorprende, es un modus operandi: hoy el país está en estas condiciones también por estas cosas. Después de todo, los nominados son muy conocidos en nuestras partes por este tipo de trabajo y son recompensados por Maduro con algunas oficinas consulares para beneficiarse de la inmunidad diplomática".

Pero es precisamente el Cónsul Giancarlo Di Martino, quien niega los hechos también en el lado venezolano y ataca "a la oposición fascista estacionada en Madrid". La verdad, dice, "es que a Venezuela no se le perdona ningún éxito, como el de los médicos que vinieron a dar un gran aplauso en el norte de Italia por la emergencia de Covid. Qué fácil es enviar dinero de esta manera, tomar un avión e ir a Malpensa con un maletín: hay que estar loco, sería una burla a las autoridades y a la inteligencia de los Digos italianos". El chavismo, subraya Di Martino, "conoce su propio camino y lucha por la autodeterminación de los pueblos" mientras que "las oposiciones radical-fascistas que tienen su epicentro en el centro de España y en Madrid en cambio no tienen ningún líder ni ningún proyecto, sólo les interesa el dinero". Viven de la difamación y no perdonan la victoria del presidente de la paz y el amor, Maduro". Los italianos, sin embargo, ya han reclamado la presencia en el Parlamento de Luigi Di Maio, Ministro de Asuntos Exteriores y ex líder político del M5S, para aclarar el asunto de manera oficial.