"Ante la discusión reciente que se ha sostenido en el país sobre la apertura de profesiones para extranjeros, es necesario entender las dos partes para encontrar la solución que específicamente radica en la formación del talento humano local que supla la demanda del sector productivo para hacerle frente a la competitividad. Esto nos lleva a una gran pregunta desde la educación superior ¿En qué estatus se encuentra la aprobación de los nuevos programas de educación superior?, es una pregunta que preocupa a la Asociación de Universidades Particulares de Panamá AUPPA", expuso el gremio en un comunicado.

¿Qué se debe hacer para que el país salga adelante? y ¿cómo podemos reactivar la economía? Nuestros jóvenes deben formarse en las áreas que Panamá necesita en este momento, aseguró la AUPPA.

Las universidades privadas tenemos detenidos los procesos de aprobación de nuevos programas, es decir que no podemos ofertar ninguna carrera nueva desde 2019. El proceso de aprobación es muy burocrático, toma demasiado tiempo y eso nos preocupa profundamente”, manifiestó Adriana Angarita, Presidenta de la AUPPA.

Asegura el gremio que esto impacta al capital humano que quiera capacitarse y retrasa la incorporación de nuevas carreras.

En este momento de gran tensión, producto de la pandemia por COVID-19 se vuelve fundamental enfocarnos, desde la educación superior privada, en proporcionar recurso humano en disciplinas que serán claves para reactivar nuestras economías, “por ello, es importante aunar esfuerzos que permitan lograr este propósito, siendo uno de los más relevantes esta eliminación de la burocracia y asegurar los tiempos establecidos en la ley para la aprobación de programas en educación superior, que realmente nos permita contribuir con educación de calidad a una población estudiantil de 67 mil estudiantes de las universidades privadas”, señala la Dra. Angarita.

Invitamos a la Comisión Técnica de Desarrollo Académico CTDA, conformada por las 5 universidades públicas y presidida por la Universidad de Panamá, a que se una a la urgente recuperación de la economía, aprobando los más de 20 programas nuevos que les han sido solicitados en los últimos 2 años. “Hay situaciones que no permiten que se agilice el proceso y que logremos obtener estas aprobaciones. Debemos apegarnos y tener un staff de especialistas que sea coordinado por la CTDA. Tal como lo dice el decreto 539, esto nos agilizaría los procesos”, argumenta Angarita.

Las universidades han aplicado sus programas de educación virtual de manera eficiente, lo que ha permitido que la educación superior se mantenga en pie. “Los modelos de negocios de las empresas han cambiado. Tendremos que dinamizar nuevos negocios con un componente digital importante, por ello debemos incorporar programas nuevos que capaciten al recurso humano que va a ser necesario en la nueva normalidad. Eso no podremos lograrlo, si no nos aprueban los programas”, reitera la Dra. Angarita.

Para impulsar la reactivación económica y la transición hacia los nuevos modelos de negocios que posicionen a Panamá como líder regional en la nueva era post COVID-19, se requerirá de un capital humano con las competencias y destrezas que demandará el nuevo entorno de negocios y la implementación de proyectos estratégicos nacionales, como la reinvención del sector agropecuario, el desarrollo de los Hubs estratégicos (logístico, digital, agroalimentario, farmacéutico y humanitario), las Alianzas Público-Privadas regionales y el desarrollo de nichos de mercados altamente sofisticados, como las FINTECHs y la inteligencia artificial, sostiene la AUPPA.

El gran desafío se centrará en preparar en el corto plazo al capital humano que demandará la recuperación económica, los nuevos modelos de negocios post COVID-19 y los proyectos estratégicos a nivel nacional a través de una oferta académica colegiada por las principales universidades privadas del país, accesible y bajo las nuevas modalidades de la educación virtual, concluyo el comunicado.