Ese domingo 19 de julio de 1992, hacia las 17:35, el programa de televisión fue interrumpido con una edición extraordinaria de Tg1, el periodista Piero Badaloni, difundía la noticia informando a los espectadores: (buenas tardes, esta edición extraordinaria es por una noticia muy seria que fue confirmada y obviamente estamos trabajando para tener detalles más precisos, nos traerá a los tiempos recientes del ataque a Falcone, ha habido un ataque con explosivos en Palermo, la noticia nos llegó con un despacho de Ansa a las 17:17 hace cerca de 20 minutos y estamos tratando de tener confirmaciones más precisas). A las 17:47 la cuarta comunicación emitida por Ansa confirmará que el juez Paolo Borsellino y su escolta han estado involucrados en el atentado con una bomba.

Esa noticia sacudió a toda Italia, otro atentado en Palermo... sólo habían pasado 57 días de la masacre en la autopista A29 en el cruce de Capaci, con la muerte de Giovanni Falcone, su esposa Francesca Morvillo y los agentes de la escolta Vito Schifani, Rocco Dicillo y Antonio Montinaro.

Según la investigación, el atentado tuvo lugar a las 16:58 en el número 21, vía Mariano d'Amelio, cuando el juez Paolo Borsellino fue allí a saludar a su madre Maria Pia Lepanto.

Un Fiat 126 robado aparcado entre el número 19/21, contenía unos 90 kilogramos de explosivo tipo Semtex-H, una mezcla de PETN, TNT y T4, la explosión fue tan fuerte que devastó los edificios circundantes así como los coches aparcados. El juez Paolo Borsellino y sus 5 hombres escolta perdieron la vida en el ataque:

El jefe de escolta Agostino Catalano los agentes Claudio Traina, Walter Eddie Cosina, Vincenzo Fabio Li Muli y Emanuela Loi. El único agente de la escolta que sobrevivió a la masacre fue Antonino Vullo, que permaneció dentro del coche blindado.

"Es bueno morir por lo que crees; los que tienen miedo mueren todos los días, los que no tienen miedo mueren una vez."

Paolo Borsellino


"Italia es un país sin memoria ni verdad y trato de no olvidarlo."

Leonardo Sciascia