Actualidad

La reina de la alegría la extrañaremos todos!

Raffaella Carrà ha fallecido a la edad de 78 años. Showgirl, actriz, cantante y bailarina, durante su larga carrera consiguió coleccionar éxitos internacionales, irradiando optimismo con extraordinaria sencillez.

Beppe Bonazzoli

7/6/2021 5:19:00 PM

La noticia amargó a todos, y en pocos minutos dio la vuelta al mundo. Especialmente en España y América Latina, donde su popularidad sigue siendo inoxidable. "Su cuerpo menudo y lleno de energía desbordante ha sido devorado por una mala enfermedad", dijo Sergio Japino, coreógrafo, director y su pareja desde hace años.

Raffaella Carrà, la reina de la televisión italiana (y no sólo), ha fallecido repentinamente a los 78 años en una clínica de Roma. Showgirl, bailarina, cantante, actriz, presentadora de radio y televisión, tenía una cualidad extraordinaria: la de agradar a todo el mundo. Abuelos, adultos, niños. A estas alturas ya se había consagrado como un icono de la música y la televisión italianas.

Durante mi carrera como periodista me encontré con ella a menudo y una vez incluso la entrevisté. Recuerdo que era firme, como era su estilo. "Ven a los estudios de la Rai el viernes a las 14 horas. Te daré media hora, ni un minuto más. Después tengo que maquillarme, elegir la ropa de escena y ensayar el programa". Y así fue. Pero en esa media hora se reveló como una mujer fuerte, ingeniosa y amable. Una mujer fuera de lo común, a contracorriente, con una sencillez sorprendente.
 
Una profesional de hierro.

En esa media hora comprendí cómo y por qué su fuerza imparable, ese ADN del espectáculo que llevaba dentro, la había llevado a la cima del star system mundial: haber hecho de la libertad y la alegría su bandera resultó ser su as ganador. Su carrera está llena de tantos triunfos que harían falta 6 páginas para recordarlos todos.
Raffaella Carrà debutó en 1961 en la televisión (cuando aún era en blanco y negro) con Lelio Luttazzi, pero la consagración llega cuando se le confía la dirección de Canzonissima. Desde entonces, alternó la pequeña pantalla, el teatro, el cine, las giras, el teatro y los conciertos en directo. El éxito se extiende más allá de las fronteras nacionales y Raffaella Carrà recoge triunfos en Alemania, Holanda, Francia, Bélgica, Inglaterra, Grecia. En España, desde hace 4 años es la protagonista de un programa de televisión dedicado a ella, Hola Raffaella.
Su repertorio es desinhibido, ciertas piezas como A far l'amore comincia tu indignan a los bienintencionados y cuando es la primera que tiene el valor de mostrar su ombligo en la televisión, crea cierta vergüenza hasta en el Vaticano. Pero la reina de Allegria nunca ha sido maliciosa, si acaso era una mujer de su tiempo, sin pelos en la lengua.
 
Entre la vida pública y la privada

En los años ochenta, deseosa de adquirir experiencia, tomó un vuelo a Buenos Ayres (Argentina). Repitió con orgullo: "Pensé que nadie sabía quién era, pero en cambio me encontré con miles de personas en el aeropuerto animándome, y no sólo italianos". Se hizo amiga de Maradona, actuó en televisión y provocó un efecto dominó en toda América Latina. No faltaron los honores: Raffaella Carrà recibió el título de Dama de la Orden del Mérito por parte del Rey de España, en otoño de 2020 el periódico británico The Guardian la coronó como "símbolo sexual europeo, el icono cultural que enseñó a los pueblos de Europa las gracias del sexo".

Se ha hablado y cotilleado mucho sobre su vida privada: desde su larga relación con el autor televisivo Gianni Boncompagni, pasando por un romance con el Pequeño Tony y Frank Sinatra, de quien fue compañera en la película Coronel Ryan, hasta su última y consolidada relación con Sergio Japino.

Raffaella Carrà nunca se casó y no pudo tener hijos, pero sí adoptó a miles de niños de todo el mundo, a los que dedicó parte de sus ingresos. Miles de huérfanos, como siguen siéndolo millones de personas en todo el mundo, que ya no podrán alegrarse con sus canciones tan llenas de optimismo, su cuerpo flexible, el torbellino de su pelo rubio y esa energía que les estimulaba a vivir la vida como un eterno parque de atracciones.
   
Una carrera en pocas palabras
 
- Nació en Bolonia el 18 de junio de 1943 como Raffaella Maria Roberta Pelloni.
- A los 8 años hizo su primera película
- En 1970 fue la primera mujer en exponer su ombligo en televisión
- Ese mismo año cambió su apellido, en homenaje al pintor Carlo Carrà
- A lo largo de su carrera grabó 51 álbumes y vendió 60 millones de discos.