El fármaco no cura, pero disminuye de quince a once días la recuperación de la enfermedad.

El presidente de Estados Unidos confirmo ayer que la FDA (agencia estadounidense reguladora de medicamentos y alimentos) autorizo de emergencia el uso del antiviral Remdesivir que según estudios financiados por el gobierno de Trump, acelera la recuperación de pacientes con COVID-19. Esta aprobación permite llevar el fármaco al mercado sin los datos completos sobre su seguridad y eficacia. La FDA destaco en una carta a la empresa Gilead, que produce el fármaco, que los beneficios del Remdesivir superan los riesgos del medicamento para el tratamiento de pacientes hospitalizados graves por Coronavirus.

Los científicos se mostraron muy optimistas ya que este resultado de bloqueo del virus es muy importante disminuyendo en un 31 % el tiempo de recuperación. Acortar los tiempos dentro del hospital reduce la posibilidad de complicaciones en los pacientes, Los resultados también muestran un beneficio en la tasa de mortalidad de un 8% del grupo que recibió Remdesivir, con respecto al 11,6 % del grupo placebo. En el estudio participaron 1.090 personas alrededor del mundo en un ensayo del NIAID (Instituto Nacional de Alergias y enfermedades Infecciosas). Los resultados fueron publicados el miércoles pasado y la Organización Mundial de la Salud (OMS) asegura que aun es demasiado pronto para comentar y esperan reunir mas evidencia antes de revisar y criticar sobre el impacto final del medicamento.