El Directorio de CAF, integrado por los ministros de Economía y Finanzas, presidentes de Bancos Centrales y altas autoridades económicas de los países accionistas, analizó la situación de la región. Además, exploró alternativas para seguir apoyando las políticas anticíclicas en la región.

La pandemia del COVID-19 ha afectado la salud de más 2 millones de latinoamericanos, amenaza la sostenibilidad de las ganancias sociales de las últimas décadas y representará la mayor recesión económica desde la Segunda Guerra Mundial.

Desde los primeros casos en la región, CAF (Corporación Andina de Fomento) ha ofrecido un apoyo integral con recursos no reembolsables y líneas de créditos para fortalecer la atención sanitaria y las políticas anticíclicas; herramientas para el monitoreo en tiempo real; generación de conocimiento y capacitación, asegura el banco en un reporte.

En su primer encuentro virtual en 50 años, el directorio de la institución demostró una vez más el compromiso por la integración regional y la reactivación económica con la aprobación de operaciones por US$570 millones en Argentina, Barbados y Brasil. Esto da un total de US$4.921 millones en 54 operaciones en el primer semestre de un año en el que se prevé cerrar con un récord de aprobaciones por más de US$16.000 millones.

“El compromiso de los países miembros nos ha permitido dar una respuesta rápida y oportuna para atender las necesidades de la población. Ante la magnitud de la crisis social y económica que atravesamos se requieren nuevas fuentes de recursos, por eso estamos trabajando en la formación de un fondo para financiar infraestructura de integración e infraestructura digital en la región que se constituiría con el apoyo de los países desarrollados que ofrecerían garantías para la emisión de bonos, lo cual nos permitiría a los países latinoamericanos tener una fuente de financiamiento al mismo costo al cual acceden ellos a muy largo plazo y abordar el reto de la infraestructura de una manera definitiva”, afirmó Luis Carranza Ugarte, presidente ejecutivo de CAF.

Con financiamiento a mipymes a través de microfinancieras, bancos de desarrollo locales y bancos comerciales, CAF canaliza su ayuda al sector privado para estimular la recuperación del sector privado y proteger el empleo en América Latina. Como complemento a la acción financiera, se desarrollan actividades de apoyo no financiero con proyectos y programas de internacionalización, innovación empresarial e integración a cadenas productivas y clústeres.