Los símbolos de la Jornada Mundial de la Juventud han pasado de Panamá a Portugal. La entrega de la cruz y la copia del icono Salus Populi Romani, ayer al final de la misa celebrada por el Papa en San Pedro, en presencia de jóvenes de Panamá y Portugal. El Arzobispo de Panamá, Mons. José Domingo Ulloa Mendieta, que no pudo viajar a Roma en este momento de pandemia, envió un mensaje en el que muestra el viaje realizado por los símbolos de la JMJ en los últimos años. El arzobispo destacó que durante la preparación y en la JMJ de Panamá 2019, estos símbolos "nos permitieron conocer a los demás y a Jesús". Durante su viaje a América Central, México, Puerto Rico, Cuba, Haití, la República Dominicana, Venezuela y los Estados Unidos", fueron una bendición muy especial para miles de jóvenes de esos países.
"Su presencia en entornos de dolor y sufrimiento, como prisiones y hospitales, con gente en la calle, fue un estímulo para promover la misión pastoral de una Iglesia encarnada en su ciudad", continuó Mons. Ulloa. "Esperamos que los jóvenes de Portugal vivan esta profunda experiencia espiritual y humana; porque en su camino los símbolos permiten muchas veces un encuentro especial con Jesucristo", subrayó el Arzobispo.
"Con la presentación del informe de la JMJ Panamá 2019 y la evaluación del informe por los 145 delegados de los países, y la entrega de los símbolos en este domingo de la Solemnidad de Cristo Rey, nuestro viaje termina. Ahora le toca al comité organizador local de la JMJ Lisboa 2023", concluyó Mons. Ulloa.

Tags