El primer ministro Giuseppe Conte anuncia que quiere llegar a un acuerdo con los gobernadores de las regiones italianas para establecer un plan nacional lo más homogéneo posible. Italia está lista para comenzar de nuevo a partir del 4 de mayo, cuando la mayoría de las actividades (al menos las que se consideran de bajo riesgo) podrán reabrirse después de la larga parada de los últimos meses.

La fase 2 prevista por el gobierno debe ser tal que garantice las máximas condiciones de seguridad en los medios de transporte y en el lugar de trabajo. La intención del Gobierno es equilibrar la protección de la salud y las necesidades de producción. Lo que ciertamente no es fácil, dado que las primeras controversias y deserciones de algunas Regiones ya han llegado.

De hecho, algunos gobernadores temen la posibilidad de cerrar las fronteras, pero en este caso, como dijo Zaia, presidente de la región del Véneto, enfrentaríamos el sur contra el norte.

Mientras tanto, una advertencia de Walter Ricciardi, miembro del comité ejecutivo, proviene de la OMS (Organización Mundial de la Salud). Entrevistado en Sky Tg24, dijo: "Es absolutamente demasiado temprano para comenzar la fase 2".

Sin embargo, Conte señaló que el gobierno está trabajando en desarrollar hipótesis de alivio para vivir con el virus con total seguridad en los próximos meses. En los próximos días, el plan operativo se ilustrará y se hará público.