Italia ha sumado hoy 289 nuevos casos de coronavirus en las últimas 24 horas, con lo que la cifra total es de 246.776 desde que comenzó la emergencia el 21 de febrero en el país, informó Protección Civil. En las últimas horas han muerto 6 personas y 35.129 desde el inicio de febrero. Se han realizado 56.000 pruebas, frente a las 48.000 del martes, un número alejado de las 70.000 diarias que Italia efectuaba cuando la curva de transmisiones no estaba controlada. 

Además, hay 12.616 positivos a fecha de hoy y se han curado 275 personas desde el martes.

Las regiones de Basilicata y Umbría son las únicas que no han comunicado ninguna nueva infección, mientras que la que ha tenido más ha sido Lombardía (46), seguida de Véneto (42) y Lacio (34). Precisamente esta última región, cuya capital es Roma, ha comenzado desde este miércoles a realizar pruebas de coronavirus voluntarias a los viajeros procedentes de Rumanía, Bulgaria y Ucrania que llegan en autobús a una estación de la capital  italiana.
"Sabemos que la mitad de los casos que tenemos en la región del Lacio son casos importados, por lo que tenemos que trabajar para intentar limitar lo máximo posible la propagación del virus", ha explicado el consejero de Sanidad del Lacio, Alessio D'Amato.

El Gobierno italiano prorrogará en las próximas horas el estado de emergencia hasta el 15 de octubre para poder gestionar la crisis del coronavirus "más eficazmente", después de recabar hoy el apoyo del Parlamento, aunque con la oposición de los partidos de derecha.

Mientras en el resto de Europa 

Desde que comenzó la llamada “nueva normalidad” en España, la etapa abierta tras el fin del estado de alarma, el Covid-19  vuelve a ganar terreno. En las últimas 24 horas se reportaron 1,153 casos superando por primera vez desde el 1 de mayo la barrera de los 1,000.
España 
ocupa el quinto puesto en Europa en cuanto a la incidencia por coronavirus y algunos países, como UK obligan a la cuarentena a los viajeros procedentes de territorio español. Otros, como Francia y Alemania, desaconsejan viajar a las comunidades más afectadas.

El Gobierno británico defiende la cuarentena impuesta a España y a otros países con altos niveles de coronavirus, pero comienza considerar alternativas ante la creciente presión de actores económicos y políticos, que piden coherencia y claridad para salvar empleos y las vacaciones de miles de personas. Las nuevas restricciones impuestas por Londres de manera repentina el pasado sábado han provocado la reacción de medio centenar de destacados líderes empresariales, que han enviado hoy una carta al respecto al primer ministro, el conservador Boris Johnson. Le recuerdan en la misiva los "enormes trastornos" que está causando la cuarentena, que desde el domingo obliga a los viajeros procedentes de España, incluidas las islas Baleares y Canarias, a aislarse durante catorce días al llegar a este país, incluídos los británicos, so pena de multa de hasta 1.000 libras (1.027 euros).

Cierre de fronteras ultimo recurso

El secretario de Estado francés de Exteriores, Clément Beaune, indicó este miércoles que el cierre de fronteras en Europa para evitar la propagación del coronavirus es una solución de último recurso que no se puede excluir, pero que hay que evitar en la medida de lo posible. "Son soluciones de último recurso, no se pueden excluir nunca en función de la situación sanitaria", señaló Clément en una entrevista a la emisora "France Inter". Pero insistió en que medidas "duras" como el cierre de fronteras "hay que evitarlas tanto como sea posible en Europa y en el espacio Schengen porque es nuestro espacio de vida, nuestro espacio de circulación".