El agua es vida no sólo desde un punto de vista simbólico y por su altísimo valor. Están los números que hablan y lo demuestran. El cuerpo humano, por ejemplo, está compuesto de un 70% de agua, y el mismo porcentaje cubre el planeta de H₂O. Hace unos 3.500 millones de años, fue el agua la que permitió la formación de los compuestos fundamentales para la vida en nuestro planeta: aminoácidos (constituyentes de las proteínas), azúcares y ácidos grasos (constituyentes de los lípidos). Esta solución acuosa representaba el llamado "caldo primordial" que más tarde dio origen a los primeros organismos.
Ciertamente no es una coincidencia que en el pasado haya jugado un papel decisivo en los procesos que llevaron a la formación de la vida y que todavía es esencial en los procesos biológicos que están en la base de la materia viva: en el reino animal los tejidos de los mamíferos consisten en un 63% de agua, en algunas plantas es más del 95% e incluso los minerales la contienen en proporciones variables.

Durante mucho tiempo el agua fue considerada un elemento, sólo en 1781 el inglés Cavendish, estudiando el hidrógeno, hizo el primer análisis. En el mismo período, el francés Lavoisier determinó su composición química (H2O) y pudo obtenerla por síntesis en el laboratorio.

Hoy en día el hombre utiliza una cantidad notable de agua para usos agrícolas, civiles (agua potable) e industriales. Como consecuencia de ello, más del 60% del agua explotada por el hombre está sujeta a la alteración de su pureza en relación con sus usos. Es tanto este daño sistemático a la calidad de gran parte del agua disponible como las crecientes demandas que crean el problema de la escasez de agua. Es un elemento indispensable para la vida y, por lo tanto, es importante preservarlo de los desechos y los factores contaminantes: por ejemplo, se ha calculado que cada día se consumen miles de millones de litros de agua, la mayor parte de los cuales se utilizan innecesariamente.

Presidente, Sodai es una empresa líder en Italia en el sector de la purificación del agua, ¿cuál es el secreto del éxito en este sector estratégico para el país?

El uso de nuevas tecnologías, desarrolladas gracias a la continua investigación llevada a cabo a lo largo de los años por nuestra empresa. Para ello hemos combinado el servicio de gestión de las plantas también con el control remoto, asegurando así el rendimiento del proyecto.

El agua es un bien primario, ¿cree que todavía hay espacio para mejorar en Italia?

Ciertamente sí, Sodai está trabajando con la economía circular. Significa que en algunos casos, en lugar de degradar el contaminante, opera recuperando la materia prima utilizada en la producción en el tratamiento de las aguas residuales. En todos estos casos se obtiene una reducción de las descargas contaminantes y un importante ahorro económico.

Sabemos que muchos países del mundo sufren de sequía, ¿cómo podemos intervenir?

En algunos casos el problema es sólo político, basta pensar que para quienes viven cerca del mar bastaría una inversión de 1 millón de dólares para satisfacer las necesidades de más de 15.000 personas (el cálculo se hizo pensando en un consumo per cápita italiano, para una realidad como la de África el número de personas se duplica). En otros casos simplemente sería necesario construir pozos que con las tecnologías actuales se pueden combinar con bombas de drenaje que funcionan con paneles solares haciendo todo autónomo, también en este caso con pequeñas inversiones.

Sr. Presidente, hablemos de la contaminación. Las aguas residuales urbanas e industriales contienen los residuos de las sustancias que el hombre utiliza para su alimentación y para sus actividades diarias ...

En las aguas residuales civiles e industriales de la industria alimentaria se utilizan tecnologías para degradar el contaminante produciendo metano, incluso en estos casos a partir de los residuos recuperamos un elemento que se reutiliza en nuestra vida cotidiana.

Además, muchas multinacionales tienen el objetivo de la sostenibilidad, ¿qué servicios puede ofrecer Sodai para lograr este objetivo?

En algunos casos, como el mercado automovilístico requiere que los productos procesados para los vehículos que fabrican se produzcan con materiales no peligrosos, como el cromo hexavalente o los disolventes, hemos desarrollado un sistema de purificación que permite la depuración de los residuos y la recuperación del agua. En este momento estamos trabajando con la industria textil y las curtidurías para lograr los resultados requeridos.

¿Por qué elegir un socio como Sodai?

Sodai garantiza resultados seguros con tecnologías innovadoras a bajo costo de capex y operx. Con la experiencia adquirida en 28 países del mundo, incluido Panamá, Sodai ha adquirido todos los conocimientos necesarios para operar de manera racional y adecuada a las necesidades de los territorios.

Por último, Panamá, con el agua aquí funciona el famoso Canal, pero el agua potable todavía no llega a muchas zonas del país. ¿Cuáles pueden ser las soluciones?

Como en toda América del Sur, Panamá también debe estar equipada con plantas de purificación adecuadas para evitar la contaminación de las aguas superficiales de las que el continente es rico. En este punto, bastaría con unas simples plantas de purificación para satisfacer las demandas de la población y evitar las innumerables enfermedades presentes en las poblaciones del territorio que son el resultado de una purificación inadecuada del agua. Conozco bien Panamá porque hemos trabajado años detrás de ella, es un territorio en crecimiento, gente muy hospitalaria. Debo admitir que también tengo un muy buen recuerdo de la comunidad panameña italiana que recuerdo ser muy numerosa y activa en muchas áreas de la economía nacional.