NO MÁS CÁMARAS DE VELOCIDAD EN LA CIUDAD SI NO EN LOS PUNTOS CRÍTICOS Y PELIGROSOS


NO A LA "DESREGULACIÓN" DE LA MOVILIDAD DE LAS BICICLETAS

NO A LAS DIFERENTES REGLAS DE MUNICIPIO A MUNICIPIO: EVITAR LA CONFUSIÓN

"ACI siempre está satisfecha cuando el Legislador se ocupa de la seguridad vial - nuestra batalla diaria - especialmente si interviene para simplificar el Código de Carreteras, transformándolo en un Código de Conducta, indicando cómo comportarse al circular por una carretera. En esta ocasión, sin embargo, desafortunadamente, no es así. Por el contrario: te mueves en la dirección opuesta", dijo el Presidente del Automóvil Club de Italia, Angelo Sticchi Damiani, al comentar la nueva propuesta de reforma del Código de la Carretera.


"Creemos que es un error, por ejemplo," continuó Sticchi Damiani, "escribir en el Consejo sobre la duración de la luz amarilla que tenga que ser de al menos 3 segundos, porque puede crear malentendidos y hacer que todas las luces amarillas se fijen en 3 segundos, como si fueran todas iguales. La identificación de la duración correcta de la luz amarilla proviene, en cambio, de un cálculo complejo y único para cada intersección".


 "La posibilidad de instalar cámaras de velocidad incluso en vias locales donde hay un límite de 30 km/h también parece incorrecta. La cámara de velocidad - dijo el Presidente de la ACI - es una herramienta útil para controlar y limitar la velocidad de los usuarios en los puntos más críticos o peligrosos, donde es conveniente asegurarse de que la velocidad se reduzca, para permitirle conducir con seguridad. En lugar de ser disuasiva - si no peligrosa - la cámara de velocidad, tal vez instalada para hacer dinero sin ser ni siquiera debidamente señalizada, según las normas".

 "También se debe prestar especial atención -según Sticchi Damiani- a todas las medidas relativas a las bicicletas. Seguimos oponiéndonos firmemente a las bicicletas en el lado contrario de las vías y a la posibilidad de que pasen por los carriles reservados para el transporte público. Los datos de los accidentes nos dicen que son prácticas extremadamente peligrosas, también teniendo en cuenta la exposición al riesgo del ciclista en comparación con los vehículos de cuatro ruedas: ¡más de 50 veces mayor!

"Además parece que, en la ciudad, es suficiente imponer el límite de 30 km/h y las bicicletas pueden hacerlo de todo: tener prioridad sobre todos, ir en dirección contraria a los vehículos, ir en pareja y tal vez adelantar. Esta especie de "desregulación" de la movilidad ciclista tiene, en nuestra opinión, un fuerte efecto disuasorio: a la bicicleta se le permite todo y, por consiguiente, incluso el ciclomotor eléctrico , que se equipara a los velocípedos y monopatines, mientras que está claro que, en la movilidad metropolitana, la anarquía no concuerda en absoluto con la seguridad vial!

"Finalmente, parece que a partir de mañana, los operadores ecológicos también pueden emitir multas o hacer que se retiren los vehículos. Esperemos que no sea así y que la propuesta sólo se refiera a la ampliación de las funciones de los vigilantes de tráfico que -le recordamos- deben limitarse a denunciar la infracción al Cuerpo de Policía Municipal. Tampoco queremos considerar la posibilidad de que estas nuevas figuras sustituyan al Cuerpo de Policía Municipal".

 "En conclusión, la atención a la seguridad en las zonas urbanas, donde todavía hay demasiados accidentes y muertes, es positiva. Pero nos preocupa que la aplicación a la realidad de estas normas, incluidas en el CdS, sea diferente y diferenciada de municipio a municipio, creando confusión y comportamiento inseguro a los usuarios de la carretera".