Hoy domingo 10 de mayo aterrizó en el aeropuerto militar Ciampino cercano a Roma, Silvia Romano, la joven voluntaria italiana de 25 años secuestrada hace 18 meses en Kenya y que fue liberada en una zona cercana a la capital de Somalia.


La esperaban sus familiares, el primer ministro Conte y el ministro de relaciones exteriores Di Maio. Durante la tarde será llevada a la Procuraduría de Roma y ante los oficiales antiterrorismo.



“Estoy bien por suerte, física y mentalmente, muy feliz, ahora solo quiero estar con mi familia” fueron las palabras apenas bajaba del avión, vestida de verde en traje típico somalí, con guantes y mascarilla, como obliga el nuevo protocolo, que se quitó para dejar ver una gran sonrisa.



La joven fue raptada el 20 de noviembre de 2018 en un pequeño pueblo de Kenia donde trabajaba como voluntaria para la ONLUS (organización no lucrativa de utilidad social) África Milele.



https://www.africamilele.org/



El fiscal Sergio Colaiocco y los oficiales antiterrorismo fueron quienes llevaron adelante la investigación durante los últimos meses y reconstruirán junto con la voluntaria las fases del secuestro. Desde el momento en que fue llevada por sus raptores, la supuesta conversión obligatoria al Islam, el matrimonio también forzoso con uno de sus carceleros, la hipótesis del pago de un rescate y los pasos de la liberación son algunos de los temas que abordaran en la conversación.



Sobre el secuestro, las investigaciones en conjunto con las autoridades de Kenia y Somalia y la inteligencia turca, arrojan que fue ejecutado por una banda de 8 criminales comunes kenianos, que luego cedieron a la joven a un grupo islamista ligado a Al Shabaab (grupo terrorista somalí brazo de Al Qaeda). 



Durante su captura se cree que la cambiaron 3 veces de sitio y que luego de largas tratativas entre los servicios italianos y sus colaboradores, los secuestradores accedieron a enviar una prueba de vida, con fecha, confirmando que Silvia Romano estaba con vida. Sobre todo luego de los rumores que se extendieron meses después del secuestro por la policía keniana acerca de un voluntario muerto en un enfrentamiento entre estos y una célula de Al Shabaab. 



La última información que se tuvo en noviembre 2019 hasta ahora, era que los secuestradores se habría encargado de trasladarla a Somalia rápidamente gracias al apoyo del grupo Al Shabaab que habría dotado de dinero y medios a los delincuentes.



Quisiéramos saber tu opinión para publicarla, con respecto a situaciones similares a estas, de ayuda humanitaria de voluntarios.