El deseo del Gobierno de prorrogar el estado de emergencia de Covid-19, tiene por objeto "garantizar la continuidad operacional de las estructuras y organismos que trabajan para el retorno gradual a la normalidad". Órganos que "prestan asistencia y apoyo a los que todavía sufren los efectos directos e indirectos de la pandemia que, aunque de alcance muy reducido, todavía no se ha agotado". Esto fue dicho por el Presidente del Consejo Giuseppe Conte durante las comunicaciones en el Senado sobre la extensión del estado de emergencia para Covid-19. El Primer Ministro quiso subrayar que la decisión de prorrogar el estado de emergencia "no puede considerarse perjudicial para la imagen de nuestro país en el extranjero". No existe tal riesgo. Lo contrario es cierto. Garantizamos un país más seguro para todos".

Conte recordó entonces cómo, algunos miembros de la oposición, querían atribuir, a la decisión de solicitar el estado de emergencia, "significados de otro tipo". Hasta el punto de prefigurar la voluntad de utilizar este instrumento con el único propósito de preservar, en manos del gobierno, o del Presidente del Consejo, poderes extra ordinarios". "También se apoyó la paradójica tesis jurídica -continuó el Presidente del Consejo- en la que habría sido más apropiado proceder con órdenes del Ministro de Sanidad. En su opinión, el uso de este instrumento es más garante y más respetuoso de las guarniciones democráticas que el camino seguido por el gobierno". Para el Primer Ministro esto fue un "claro malentendido".

La prórroga, explicó el Conde defendiendo de nuevo la elección del ejecutivo, "es una facultad expresamente prevista por la ley. Y puede activarse cuando sea necesario continuar las intervenciones". Una medida, la del estado de emergencia, que desde 2014 hasta la fecha ha sido adoptada 154 veces y prorrogada por 84. Si el estado de emergencia dejara de existir "las funciones del comisionado extraordinario cesarían". Su trabajo junto con el de la Protección Civil está resultando fundamental. La estructura del comisionado sigue llevando a cabo sus tareas, como la producción y distribución de bienes de capital útiles para contener y combatir la emergencia", subrayó Conte.

Así que el Primer Ministro hizo un llamamiento al parlamento: "Apelo a las fuerzas de la mayoría, pero también a las de la oposición, porque en estas cuestiones no debemos razonar sobre lados preconstituidos o lógicas de oposición". El cese del estado de emergencia, continuó el Primer Ministro, "determinaría la detención de todo el sistema de protección y prevención construido en estos difíciles meses". "Fueron decisiones complejas - recordó Conte - que implicaron sacrificios pero que nos permitieron superar con éxito las fases más agudas de la emergencia. Sigo confiando en que aquí en este Salón, con conciencia y plena asunción de responsabilidad, puede madurar una evaluación convergente positiva sobre este paso decisivo del que se derivan importantes consecuencias para toda la comunidad nacional".