Científicos panameños, junto con Japón y la India, han descubierto el uso benéfico de un suplemento alimenticio japonés, que parte de un hongo concreto y es similar a una levadura, para reforzar el sistema inmune de pacientes de COVID-19 con otras comorbilidades. 

En Panamá, el estudio lo realizó el Instituto de Investigaciones Científicas y Servicios de Alta Tecnología (INDICASAT AIP), una importante entidad científica público-privada, en colaboración con investigadores japoneses e indios para que los enfermos del nuevo coronavirus puedan soportar mejor la enfermedad hasta recuperarse.

El equipo estudia la levadura negra AFO-202, también conocida como Aureobasidium pullulans, que crea compuestos químicos (de beta-glucanos) que cuentan con propiedades inmunoreguladoras para el cuerpo. ​​Este hongo, de donde sale la levadura negra, fue descubierto y aislado en Japón en la década de 1980. Hasta el momento, los expertos saben que la cepa en específico del hongo solo crece en el país asiático.

"La idea de utilizar este suplemento alimenticio es reducir la inflamación, para que el paciente tenga fortalezas y se recupere un poco más rápido", declaró este lunes a EFE la doctora Johant Lakey, química orgánica especialista en nutracéuticos del INDICASAT AIP y una de las científicas involucradas en la investigación.

Los pacientes con comorbilidades como hipertensión, diabetes, enfermedades cardiovasculares, entre otras, tienen debilitado su sistema inmune, y la situación se agrava al contagiarse con el virus del SARS-CoV-2 ya que produce una hiperinflamación que aumenta las posibilidades de fallecer, explicó la doctora.
El estudio que propone el uso de la levadura negra AFO-202 para desinflamar y reducir las probabilidades de mortalidad por la COVID-19 está liderado por el doctor Samuel Abraham, especialista en cirugía cardíaca e investigador de la Universidad de Jamanashi (Japón), y fue publicado el pasado 9 de julio en la revista científica Frontiers in Immunology.

Los resultados preliminares del uso de este suplemento alimenticio en los pacientes de la enfermedad que produce el nuevo coronavirus SARS-CoV-2 se esperan obtener en septiembre u octubre próximos, dijo la doctora Lakey.

"El COVID-19 es un fenómeno complicado para el que se han intentado aplicar diferentes tratamientos. Lo que sí es cierto es que el cuerpo necesita es un buen sistema inmune. Para lograr eso el equipo de científicos ha pensado en aumentar la capacidad del sistema trabajando con suplementos alimenticios producidos en Japón", dijo a EFE el director del INDICASAT AIP, Jagannatha Rao.

El suplemento alimenticio a base de la levadura negra AFO-202 está certificado por el Ministerio de Salud japonés desde 1996 para su consumo.