Es una gastronomía con diferentes platos típicos conocidos en todas partes, como el Risotto alla Milanese, o el Panettone, cuya leyenda cuenta que; con motivo de un banquete, el cocinero quemó el postre y para salvar el almuerzo un ayudante acudió en auxilio del cocinero donando una tarta que había elaborado esa misma mañana con las sobras y al que le dieron el nombre de 'pan de Tony ', del nombre de aprendiz, más tarde transformado en' panettone '.

Hablábamos de platos típicos conocidos en todas partes, pero también de otros manjares conocidos y menos conocidos, y que les presentaremos este mes en nuestro viaje culinario por la región.

Empecemos por la Cassoeula lombarda, un suculento plato tradicional rico en carne y verduras guisadas, cuyo nombre Cassoeula o Cascola probablemente deriva de la cuchara con la que se mezcla (casseou) o de la olla en la que se prepara (casseruola).

Empecemos por la Cassoeula lombarda, un suculento plato tradicional rico en carne y verduras guisadas, cuyo nombre Cassoeula o Cascola probablemente deriva de la cuchara con la que se mezcla (casseou) o de la olla en la que se prepara (casseruola).

Ingredientes para 6 personas

  • 800 g de costillas de cerdo.
  • 6 salamini verzini (chorizo hecho con carne de cerdo).
  • 1,2 kg de col rizada (Repollo).
  • 1 cebolla.
  • 3 zanahorias.
  • ½ tallo de apio.
  • 2 tomates maduros.
  • ½ litro de caldo de carne.
  • 1 copa de vino blanco.
  • Vinagre de vino blanco q.s.
  • 2 o 3 hojas de laurel.
  • Aceite de oliva virgen extra q.s.
  • Sal y pimienta q.s.

Preparación: En la cazuela sofreímos la cebolla picada en aceite de oliva virgen extra, luego agregamos las costillas de cerdo y esfumamos con el vino blanco. Cortamos el apio, la zanahoria y el tomate en trozos pequeños, y lo agregamos, cubrimos con el caldo y una pizca de sal. Lo dejamos cocinar durante una hora aproximadamente, añadiendo el caldo de vez en cuando, cada vez que se seque la salsa. Mientras tanto, limpiamos el repollo, quitando la costilla central de la hoja, y partiendo cada hoja en unos cuatro trozos con las manos y, al final de la hora de cocción, las añadimos a la cacerola y dejamos cocer media hora más, agregando siempre, cuando sea necesario, el caldo.

En otra olla ponemos a hervir en agua los s salamini (chorizos de cerdo) durante 15 minutos, y después de media hora desde que se ha agregado el repollo, los ponemos en la cacerola, agregamos pimienta recién molida y sazonamos con sal. Dejamos cocer otros 10 minutos y, al finalizar, esfumamos ligeramente con vinagre de vino blanco.

Podemos servir la Cassoeula sola o acompañada de polenta.

La cassoeula requiere un vino tinto con mucha acidez, como un Barbera, tanto tranquilo como espumoso, o un Lambrusco, el acompañante ideal para todas las recetas de cerdo.

Buon Appetito!