El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) concedió un financiamiento a Panamá en dos tramos hasta US$300 millones para el impulso de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa (MIPYME).

El banco informo que con esto se ampliará el financiamiento a las MIPYME, frente a la crisis generada por el COVID-19 y para ello en el primer tramo se han destinado US$150 millones.

El programa priorizará el apoyo a la sostenibilidad de las MIPYME agropecuarias y su cadena de valor como sostén del empleo frente a la crisis, y con foco en la seguridad alimentaria. De igual forma, el programa también podrá financiar a otros sectores relevantes que hayan sido afectados por la crisis actual.

Se espera mejorar las capacidades financieras a corto plazo de las MIPYME para que puedan superar los problemas temporales de liquidez y dar continuidad a su operación. En el mediano plazo, el financiamiento productivo facilitará a las MIPYME seguir operando y atender el incremento en demanda por el impacto de la crisis.

El programa apoyará la sostenibilidad de las MIPYME midiendo su impacto con los ingresos por ventas y con el porcentaje del empleo, sobre el empleo total de MIPYME en el país.

Los recursos del programa serán ejecutados mediante un fideicomiso administrado por el Banco Nacional de Panamá (BNP), que actuará como fiduciario y organismo ejecutor. Estos recursos podrán ser canalizados hacia las MIPYME beneficiarias mediante instituciones financieras elegibles cuyo foco de atención sea la micro y pequeña empresa o de manera directa mediante el BNP.

El BID también informó que Panamá recibirá, para inicios de 2021, un segundo crédito por otros US$150 millones, totalizando un aporte de US$300 millones como parte del apoyo del BID para la recuperación económica del país.

El crédito del BID de US$150 millones tiene un plazo de amortización de 25 años, un período de gracia de cinco años y medio y una tasa de interés basada en LIBOR.