MAL

VENECIA (+20), MODENA Y FORLI-CESENA (+18) 

BIEN

GENOA (-45) ROMA y FLORENCIA (-22), SUR DE CERDENA (-16) y SUR DE CERDENA (-15)

Objetivo europeo 2020 alcanzado en 5 PROVINCIAS

AOSTA, BARLETTA-ANDRIA-TRANI, GROSSETO, PORDENONE Y SONDENIO.

La tasa de mortalidad más alta:

CAMPOBASSO, CROTONE, VIBO VALENTIA, NUORO, CASERTA, VERCELLI, CATANZARO Y COSENZA

Una tasa de mortalidad más baja: 

GÉNOVA, MILÁN, FLORENCIA, MONZA, SAVONA Y LA ESPECIA

Los costes sociales

Mal

ROMA (1.326 millones de euros) y MILÁN (1.073 millones de euros)

Bien

ISERNIA, ENNA, ORISTANO, VIBO VALENTIA Y AOSTA (menos de 30 millones de euros)

En 2019, hubo 172.183 accidentes con heridos en las carreteras italianas, con un saldo de 3.173 muertos y 241.384 heridos. En promedio, 472 accidentes, 9 muertos y 661 heridos cada día, respectivamente.

Las estadísticas provinciales, compiladas por el ACI y el Istat, muestran una situación muy diferente a nivel territorial, con 43 provincias en las que el número de muertes aumentó en comparación con el año pasado. Venecia (+20), Módena y Forlì-Cesena (+18) son las que más aumentan, por consiguiente también las regiones de Emilia-Romaña (+36) y Véneto (+25), seguidas de Campania (+17).

Los resultados son mucho mejores en Génova (-45 muertes), seguida de Roma y Florencia (-22), Sondrio (-16) y el sur de Cerdeña (-15). Siete regiones registraron una disminución apreciable: Liguria (-60), Lombardía (-45), Lacio (-43), Cerdeña (-34), Toscana (-30), Calabria (-23) y Piamonte (-19). 

Cinco provincias alcanzaron el objetivo de la UE para 2020

Mientras que en nuestro país, en la década que está llegando a su fin, el número de muertes por accidentes de tráfico ha disminuido -en promedio- "sólo" en un 23%, 5 provincias ya han alcanzado el objetivo de 2020 (Aosta, Barletta-Andria-Trani, Grosseto, Pordenone y Sondrio), mientras que 11 han registrado una disminución de más del 40%.

En el período de bloqueo impuesto en 2020 se registró un descenso de los accidentes durante algunos meses con picos tan bajos como el -80% que, sobre la base de los primeros datos provisionales de la Policía de Tráfico, se refleja a finales de septiembre en una disminución de los accidentes y la mortalidad de alrededor del 30%.

Entre 2010 y 2019, se produjo un total de 6.035 muertes menos por accidentes de tráfico, distribuidas de forma diferente en toda Italia. Veinte provincias, sin embargo, en las que el número de muertes aumentó en comparación con 2010: Chieti, Cosenza, Avellino, Piacenza, Gorizia, Imperia, Savona, Brescia, Como, Lodi, Macerata, Isernia, Asti, Bari, Enna, Ragusa, Trapani, Bolzano, Trento, Belluno.

Índice de mortalidad

En ocho provincias, casi todas del Sur, el índice de mortalidad -muerte por cada 100 accidentes- fue más del doble de la media nacional (1,84): Campobasso (5,56), Crotone (4,98), Vibo Valentia (4,62), Nuoro (4,57), Caserta (4,43), Vercelli (4,30), Catanzaro (4,18), Cosenza (4,12), Benevento (3,78) e Isernia (3,77). 

Génova, Milán, Florencia, Monza, Savona y La Spezia, viceversa, son las provincias donde los accidentes son menos graves. La tasa de mortalidad, de hecho, es inferior a 1 muerto por cada 100 accidentes.

Los costos sociales

Los costos sociales son proporcionales a la magnitud y la gravedad del fenómeno: Roma y Milán son las provincias que tienen un mayor impacto en los costos sociales - 1.326 y 1.073 millones de euros respectivamente, seguidas de Turín y Nápoles con 548 y 510 millones de euros. Isernia, Enna, Oristano, Vibo Valentia y Aosta, las que menos pesan en el total nacional, todas con cifras inferiores a 30 millones de euros.