La hazaña épica lograda en 1969 por la agencia espacial estadounidense se convirtió en uno de los mayores hitos de la ciencia en la historia humana.

Era el 16 de julio de 1969 a las 13.32 UTC (hora universal coordinada), cuando el Apolo 11 se lanzó desde el Centro Espacial JFK, Cabo Cañaveral en Florida con a bordo los astronautas el comandante Neil Armstrong, el piloto Michael Collins del módulo de comando y Edwin Aldrin, el piloto del módulo lunar. La nave espacial Apolo 11 se lanza desde la plataforma de lanzamiento 39A y el cohete ‘Saturno V’ que llega a la órbita de la Tierra después de unos doce minutos, así entrando en la trayectoria hacia la Luna.

Después de unos tres días de viaje y 386,000 kilómetros, la nave espacial entra en órbita lunar. El módulo de comando enciende los motores nuevamente y comienza la primera de las treinta órbitas alrededor de la Luna, esperando liberar el módulo lunar y hacer el aterrizaje.

Y el 20 de julio de 1969 a las 20:17:40 UTC. “Houston, aquí la base de la Tranquilidad, el Águila ha aterrizado. Estas fueron las palabras históricas y tan esperadas del comandante Neil Armstrong, quien junto con el camarada Edwin Aldrin unos veinte segundos antes había colocado el módulo lunar Eagle en la superficie lunar ". Armstrong fue el primero en pisar tierra lunar, seis horas después del alunizaje, fue el 21 de julio a las 02:56 UTC, y Aldrin se unió a su compañero 19 minutos después.

Los dos pasaron cerca de dos horas y media fuera de la nave espacial, y recolectaron 21.5 kg de material lunar que trajeron de vuelta a la Tierra. El tercer miembro de la misión, Michael Collins (piloto del módulo de comando), permaneció en órbita lunar mientras los otros dos estaban en la superficie; 21.5 horas después del alunizaje, los astronautas se reunieron y Collins pilotó el módulo de comando de Columbia en su regreso a la trayectoria de la Tierra.

La misión terminó el 24 de julio, con el amaraje en el Océano Pacífico, a mil 500 kilómetros en el suroeste de Hawai.

En memoria del aterrizaje, la tripulación dejó una placa de acero inoxidable con información sobre la visita a cualquier otro ser, humano o no, que lo encontró. La placa representa los dos hemisferios del planeta Tierra, y está firmada por los tres astronautas (Armstrong, Collins y Aldrin) y la del entonces presidente estadounidense Richard Nixon.

En la placa dice:
“Aquí, los hombres del planeta Tierra pisaron la Luna por primera vez, en julio de 1969. Llegamos en paz en nombre de toda la humanidad”.

Tags